IPEP de HUELVA

INSTITUTO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN PERMANENTE

En línea

Tenemos 49 visitantes y ningun miembro en Línea

Lo más leído

Buscar

QR

Este es nuestro QR

qr ipephuelva

Recuerda que debes usar en el móvil un lector de QR

Charla Informativa Acceso Universidad 2

Charla Informativa Acceso Universidaduniversidad


El próximo martes día 5 de abril,  a las 10:20 horas, el alumnado de 2º de Bachillerato y acceso mayores de 25, está invitado a la Charla sobre las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) y el proceso de admisión en las Universidades Públicas Andaluzas (Preinscripción). Además también os informarán  sobre becas, estructura de los estudios universitarios y os contestarán a las dudas que tengáis al respecto. La charla tendrá lugar en el aula nº 3. No faltéis.

 

National...

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias
  • Para algunos eran las "bestias de las nieves", que infundían pavor cuando salían en estampida. Para otros, gigantes que garantizaron la supervivencia humana. Y hay quien sueña con "resucitarlos". Son los mamuts, los grandes elefantes lanudos que convivieron con diferentes especies de humanos hasta desaparecer hace apenas 3.800 años. Estos enormes herbívoros de origen africano colonizaron el continente euroasiático durante casi cuatro millones de años. Sus antepasados eran los elefantes, que se adaptaron al frío de la Edad de Hielo como hicieron más tarde los humanos primitivos con los que convivieron, también originarios de África. La antigua relación entre unos y otros queda patente en los restos fosilizados de un cementerio de mamuts en Orce (Granada) excavado por el paleontólogo Bienvenido Martínez-Navarro. Se sabe que aquellos paquidermos iban a morir allí, lo que al parecer aprovecharon los homínidos hace 1,4 millones de años para conseguir su carne, como sus antepasados ya habían hecho en África con los elefantes. Dadas sus dimensiones –podían pesar ocho toneladas y medir más de cinco metros de alto–, su caza debía de ser complicada, por lo que los humanos aprovecharían la carne de ejemplares muertos, o bien de crías o de individuos débiles o enfermos. Cementerios de mamuts En el Paleolítico Medio, los mamuts se habrían convertido en un recurso gastronómico habitual para preneandertales y neandertales. Así lo demuestran yacimientos como los situados en los cursos medio y bajo de los ríos Manzanares y Jarama y en las cercanías de Torralba y Ambrona (Soria). En Madrid, el cerro de San Isidro acogía tal acumulación de huesos que en el siglo XIX se pensó que pertenecían a los elefantes con los que Aníbal cruzó los Alpes. La relación entre homínidos y paquidermos fue tan profunda que algunos investigadores hablan de "etno-elefantología". Joaquín Panera, arqueólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana y codirector en los yacimientos de Torralba y Ambrona, apunta que los proboscídeos tienen conciencia de sí mismos y una gran memoria, elaboran complejos mapas mentales y controlan el territorio. Así, por ejemplo, pueden encontrar agua cuando hay sequía, de manera que es muy probable que los humanos supieran que seguirles les llevaría a lugares interesantes en regiones que desconocían. Pese a esta aparente alianza, los humanos practicaron la caza del mamut para aprovechar su carne. En Getafe, cerca de Madrid, se han localizado los restos de un banquete neandertal de hace 84.000 años: 82 fósiles de mamut y 754 herramientas con las que trocearon su carne y machacaron los huesos en busca de la médula. Los neandertales fueron grandes consumidores de carne de mamut y rinoceronte lanudo, que llegó a suponer el 80 por ciento de su dieta. En Siberia se halló una punta de lanza musteriense (de hace unos 40.000 años) clavada en una vértebra de mamut, y restos fósiles con heridas mortales, prueba evidente de su caza. No se conocen con certeza las estrategias de caza que se empleaban. Hace unos años, en la isla de Jersey (hoy frente a la costa de Normandía, pero unida al continente durante el Paleolítico) apareció una gran acumulación de huesos de mamut, lo que hizo pensar que los humanos los acosaban hasta lograr que se despeñasen por un precipicio. Esta tesis se ha repetido hasta la saciedad, pero nuevos estudios indican que tal vez dicha acumulación sea natural. Con la llegada del Homo sapiens, la caza del mamut se extendió, pero tampoco hay evidencias suficientes sobre las técnicas de caza. El declive del mamut comenzó hace unos 21.000 años. Su baja tasa de reproducción no favorecía su supervivencia –el período de gestación alcanzaba los 22 meses– y su desaparición definitiva pudo estar provocada por la caza, el aumento de las temperaturas o alguna enfermedad o mutación; o quizá por una mezcla de todo ello. Adornos y pinturas La imagen del mamut ha quedado inmortalizada en numerosas obras de arte que muestran su conexión con los humanos. Se conservan muchas figurillas y adornos elaborados con su marfil –como la talla del Hombre-León de Ulm, de hace 40.000 años–, así como múltiples representaciones parietales, como las de la cueva francesa de Rouffignac, con más de cien mamuts pintados, y, en el Cantábrico, las cuevas de El Pindal o El Castillo. Sus grandes huesos también se utilizaron para construir cabañas durante el Paleolítico Superior, como las halladas en Rusia, Ucrania y Polonia. En los últimos años, el hallazgo en la tundra siberiana de ADN de mamut bien conservado ha dado pie a hablar de una posible clonación de estos animales mediante técnicas que usan genes de elefante asiático. Pero, de momento, la resurrección de estos gigantes sigue siendo una quimera.

  • Nuestro particular viaje por mar empieza en uno de los puertos más antiguos y emblemáticos del Adriático, el de Stara Luka, que desde hace siglos custodia las murallas de la inexpugnable, impresionante y altiva Dubrovnik. Durante los siglos XV y XVI esta ciudad –antigua República de Ragusa– plantaba cara a la todopoderosa República de Venecia y competía con ella por el control marítimo en la zona. Fue la época dorada en que Dubrovnik presumía de poseer una de las flotas navieras más importantes de Europa y de disponer de Consulados de Mar en más de 40 puertos del Mediterráneo, entre ellos Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca. Basta con atravesar una de las puertas de acceso al casco antiguo fortificado para intuir aquel esplendor del pasado: hay palacios góticos, renacentistas y barrocos, iglesias precedidas de escalinatas y columnas, pavimento blanco, fuentes públicas esculpidas y un monasterio franciscano cuya farmacia funciona desde 1317. En él se elaboran aceites, pomadas y ungüentos a partir de recetas que se remontan al siglo XIV, como la crema hidratante de rosas. El centro de Dubrovnik es hoy un museo al aire libre, desde el puerto viejo y la calle central (Placa o Stradun) hasta las murallas, que pueden recorrerse por lo alto. Se llena de visitantes por la mañana y pierde toda la actividad de noche cuando se marcha el último crucero. Es la oportunidad que esperan los que viajan en su propio barco para pasear en solitario hasta la plaza Luza y después sentarse junto a la fuente circular de Onofrio. Una ruta junto al Adriático Tras una noche amarrados en el puerto viejo, el primer día de navegación nos lleva a Korcula, que sí perteneció a la República de Venecia. Dicen los habitantes de esta isla que el intrépido Marco Polo nació aquí en 1254. Mientras se espera a que los estudios arrojen una luz más clara sobre el origen del mercader, la isla se ha llenado de referencias a su persona: desde la supuesta casa familiar y una exposición sobre su vida, hasta un vino que lleva el nombre de Marco Polo. Korcula no necesita tener como conciudadano al mítico viajero para considerarse un enclave imprescindible. Son méritos propios su típica estructura dálmata –erigida sobre una península fortificada– y toda una miríada de palacios e iglesias que se apiñan abrazados por compactos muros de piedra. Korcula deslumbra de puertas afuera, pero sus interiores también guardan detalles que dejan boquiabierto. La catedral de San Marco, por ejemplo, cuya bóveda se construyó en forma de casco de barco en honor a los pescadores locales, contiene una obra maestra de Jacopo Tintoretto. Un rasgo distintivo de Korcula es la moreska, un baile de espadas que se representa desde hace más de 400 años Al circunnavegar la isla de Korcula se descubre un paisaje de playas pétreas e interiores tapizados por viñedos de una variedad que solo existe aquí, el grk. La uva autóctona crece en las inmediaciones de Lumbarda desde hace milenios y con ella se elabora un vino blanco muy apreciado en todo el país. El otro distintivo de Korcula es la moreska, un baile de espadas que se representa desde hace más de 400 años. ¿Sus raíces? Las danzas de moros y cristianos que en época medieval se representaban en diversos puntos del Mediterráneo y que en territorio croata solo se perpetuaron en esta remota isla. La mañana siguiente el viento del norte no da tregua –el terrible bora adriático– y tras bregar con velas, cabos y jarcias, llegamos a Hvar, esa isla que en todas partes se empeñan en describir como hedonista. Sospechamos que el motivo de tal adjetivo tiene que ver con los despampanantes yates amarrados en el puerto. Y es que desde hace unos años las celebridades de la cultura y la política europea han encontrado en este rincón de arquitectura gótica una alternativa más discreta a la famosa Costa Azul francesa. Pero a pesar de la presencia de la gente guapa y a su animada vida nocturna, Hvar –se pronuncia "juár"– no es de ningún modo un lugar exclusivo. Más allá de los bares chill out, los cócteles de diseño y los barcos recreativos, se trata de una isla tranquila y rural que cada verano se tiñe con el dulce tono violeta de la lavanda, el cultivo tradicional. El casco histórico de Hvar La capital de Hvar es una coqueta localidad medieval con palacios de ventanas ojivales, calles pavimentadas de blanco y una fortaleza veneciana que lo vigila todo desde las alturas. Igual que sucedía en Korcula, también en Hvar conviene curiosear puertas adentro para descubrir rincones extraordinarios, entre ellos el primer teatro público de Europa, una joya del barroco que se inauguró en 1612. En aquel entonces, sus habitantes fundaron la Hygienic Society of Hvar, entre cuyas misiones se contaban la promoción y el desarrollo del turismo. Parece que no les fue mal. Nuestro periplo marinero continúa navegando junto a los ferris que desde Stari Grad –el municipio más antiguo de Hvar– parten rumbo a la costa continental. Al cabo de unas pocas millas náuticas aparece el perfil de la isla de Brac, la más extensa del país y la que posee la playa más famosa: Zlatni Rat. También conocida como Cuerno de Oro por su forma, esta playa es una excepción en la costa dálmata, que en realidad carece de grandes arenales y donde las pequeñas calas pedregosas compensan con su recoleta belleza la incomodidad de extender la toalla sobre duro. A la isla de Brac se viaja por su célebre playa y por sus calas, pero también por sus delicias culinarias. Aseguran los isleños que los corderos de Brac son los mejores del Mar Adriático y de ellos lo aprovechan todo: la carne, la leche y también las vísceras, con las que elaboran el tradicional vitalac, una especie de pincho de hígado, pulmón y corazón asado a la brasa. La bebida típica, la smutica, es leche de cordero mezclada con vino tinto, un brebaje que al parecer el médico griego Hipócrates recomendaba para ciertas dolencias. A primera hora de la siguiente mañana ponemos rumbo a toda vela hacia la bella Split. Hoy es una ciudad moderna con casi medio millón de habitantes, pero hubo un tiempo en que el espacio intramuros lo ocupaba el palacio del emperador romano Diocleciano. Fue erigido en el año 300 como colosal villa privada del augusto soberano en el lugar que él escogió para su jubilación, tras haber protagonizado la más sanguinaria persecución contra los cristianos que la historia recuerda. Ya en época medieval, caídos los poderes del Imperio romano y aprovechando las estructuras arquitectónicas existentes, una nueva Split se encajó como un termitero en lo que había sido el recinto palatino. El Palacio de Diocleciano fue erigido en el año 300 como colosal villa privada del augusto soberano en el lugar que él escogió para su jubilación Lejos de ser un enclave arqueológico, el Palacio de Diocleciano constituye ahora el hogar de unas 3.500 personas, que han incorporado a su rutina el hecho de vivir entre columnas romanas. El Peristilo se ha convertido en el corazón de la vida cultural de Split, una plaza donde siempre hay animación y música en directo. No muy lejos de allí se levanta la catedral de San Dominus que custodió los huesos del emperador hasta que un saqueo en el siglo XVI acabó con ellos en algún lugar desconocido. De la villa diocleciana se conservan las cuatro puertas por las que se accedía y aún se accede al cuadrilátero formado por la residencia imperial. No son especialmente majestuosas pero al franquearlas uno cambia de época radicalmente. La Puerta Sur, a la que llegamos a través de las antiguas bodegas subterráneas, devuelve a la Riva, el moderno paseo marítimo de Split. Allí, tras las palmeras y las terrazas de los restaurantes, sobresalen los mástiles de todos esos veleros –entre ellos, el nuestro– que esperan meciéndose impacientes por volver a mar abierto. Joyas marinas de Zadar Antes de darnos cuenta ya nos estamos alejando de Split y de ese sueño monumental que Diocleciano plantó sobre las mismísimas aguas del Adriático. Después de un fondeo a medio camino para nadar, hacer un poco de snorkel y picar algunos quesos adquiridos en el mercado, la puesta de sol nos sorprende llegando a las hermosas islas de Zadar. Este denso archipiélago, el mayor del Adriático, conforma un paisaje laberíntico que hace las delicias de los navegantes. La zona de mayor valor natural está protegida por dos reservas: el Parque Nacional de las islas Kornati y el Parque Natural de Telascica, que abarca la bahía y la laguna de la isla Dugi ("larga"). Las Kornati son islas peladas, atardeceres de color miel y recovecos perfectos para fondear. El plato fuerte de este archipiélago está bajo la superficie del mar. Sus fondos son uno de los mejores puntos en el Adriático para realizar inmersiones por su gran biodiversidad marina. Se han contado hasta 353 variedades de algas, 61 tipos de coral, 177 de moluscos y 185 especies de peces. Ademá, es hábitat permanente de delfines y tortugas marinas. Fuera del agua toca relajarse y disfrutar del buen comer. Si Korcula tenía el vino y Brac los corderos, las islitas de Kornati presumen de aportar sus propios productos mediterráneos a la lista de delicias croatas: en este caso miel, aceite de oliva e higos secos. Nuestro viaje marinero toca su fin en el puerto de Zadar, la antigua Diodora bizantina que los venecianos rebautizaron como Zara. Contemplamos el perfil prerrománico de la iglesia de San Donato (siglo IX) y su campanario exento antes de despedirnos del Mediterráneo y poner rumbo hacia el montañoso interior. Algo más de 100 kilómetros separan Zadar de otro enclave donde el agua también impone su mandato: el Parque Nacional de los Lagos Plitvice. Declarado Patrimonio de la Humanidad, a su magia contribuyen 96 cascadas y 16 lagunas color turquesa unidas por una red de pasarelas de madera. La entrada 1 del parque da acceso directo a la Gran Cascada y a los lagos Inferiores. Tras una mañana de andar poco y parar mucho para hacer fotos, nos encaminamos a la sección superior de Plitvice, que es más salvaje y más íntima. El hayedo que abraza esta zona es hogar de una variada fauna que se vio muy afectada por la guerra que entre 1991 y 1995 acabó con la antigua Yugoslavia. Muchas especies tuvieron que ser reintroducidas y actualmente, entre las 259 especies catalogadas, cuatro están altamente amenazadas y cuentan con una protección especial: el lince, el lobo gris, la nutria y el oso pardo. Tras una caminata entre la sorprendente gama de verdes de Plitvice, nuestra última noche en Croacia transcurrirá saboreando un buen vino de Korcula mientras la brisa mece las hojas de los árboles de este paraíso natural.

Investigación...

Investigación y Ciencia: Actualidad científica

Noticias de actualidad del ámbito científico de Investigación y Ciencia